POSTALES DE ALMERÍA

Recorrido por una ciudad con sabor mediterráneo que seduce al visitante

Almería, corazón del sur. Almería es luz. La vieja Pechina convertida en ciudad cosmopolita y audaz. Arte en la calle. En las terrazas. Sabores en las barras, bares y fogones. Ciudad con carácter que enamora a quien la visita. Salud para el cuerpo y felicidad para el alma. Cocina tradicional y de innovación. Estas son sus postales.

ALMERÍA MONUMENTAL

LA ALCAZABA, LA JOYA DE ALMERIA

Domina la ciudad desde el siglo X. Es la gran muestra del esplendor árabe de Abderraman III. Una formidable fortaleza. La más grande de Europa. Belleza levantada en piedra. Una enorme extensión donde acantonar su ejército. 20.000 hombres para defender la última frontera.

Tanto que impresionó a los Reyes Católicos en la toma de la ciudad en 1489. Tal vez por eso quedó en pie tras la Reconquista. Ha sobrevivido a todos los tiempos. Campamento militar, fue refugio de la población civil en las razzias y asedios; palacio y residencia de gobernantes, mezquita, baños, aljibe y mercado comercial de la ciudad. A salvo del paso del tiempo y los terremotos se conservan también parte de los lienzos de la ciudad amurallada.

 

La Alcazaba, con sus 1430 m. de perímetro amurallado, es, después de la Alhambra, la construcción musulmana más grande de España. Es una fortaleza que consta de tres recintos, los dos primeros musulmanes y un último cristiano, construido tras la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos, acaecida en el
año 1489. Hoy es el principal lugar de interés para los miles de visitantes que se acercan a Almería.

LA ALMEDINA

Levantado piedra a piedra por orden de Abderramán III, es el barrio más antiguo de la ciudad. Casas humildes a los pies de la Alcazaba que conservan hoy el alma árabe que fundó Almería. La población andalusí se asentó sobre una vieja ciudad amurallada de origen romano. Al abrigo de la fortificación del califa, la medina se fue convirtiendo en la ciudad más próspera y cosmopolita de la época, y el gran puerto, el lugar desde donde se controlaban las principales rutas comerciales del Mediterráneo.

 

El barrio original de la ciudad califal ha sobrevivido, con avatares, al paso de los siglos, pero desde la Alcazaba es posible admirar aún la bellísima estampa de una ciudad de calles estrechas e intrincadas diseminándose hacia el puerto, un lugar donde vive aún el pasado en todo su esplendor.

LOS ALJIBES ÁRABES

Construidos bajo la orden de Jairán, rey de la taifa de Almería durante el siglo XI. Tres naves de ladrillo abovedadas aseguraban el abastecimiento de agua de la ciudad en el periodo histórico de la fragmentación de los reinos musulmanes. Permitía abastecer a una población de 30.000 habitantes. Una acequia subterránea llevaba el agua desde las fuentes de Alhadra hasta la ciudad. Hoy es sede la Peña Flamenca El Taranto y espacio artístico para pequeñas exposiciones.

LA CATEDRAL

Un ejemplo único de edificio religioso y vocación defensiva. Es una de las escasas catedrales-fortalezas de Europa. Levantada sobre la antigua mezquita, La catedral se empieza a construir en el año 1524, tras el terremoto que en 1522 destruyera la primera, que estaba situada en la Medina. Su característica principal es la de ser catedral-fortaleza, porque se construye tanto para el culto religioso como para refugiarse la población de los ataques de piratas berberiscos. Característica ésta que se puede observar en su fachada principal: empleo de grandes contrafuertes y torreones en sus esquinas, muros macizos y la decoración concentrada en su portada principal, donde campean el escudo de Carlos I de España y V de Alemania, y el del Obispo Fundador de la catedral, Fray Diego Fernández de Villalán. Robusta, de poca altura, con torres en las esquinas, sirvió de ciudadela donde resistir el envite de los piratas y las revueltas moriscas. Ultimo bastión de la ciudad amurallada. Es BIC y monumento histórico-artístico.

 

La Plaza diseñada a mediados del siglo XIX, ha sufrido varias remodelaciones, la última en el año 2000. En ella destaca la monumental fachada que la preside de la catedral-fortaleza, del siglo XVI, con su portada principal renacentista.

LA PUERTA DE PURCHENA

Es el centro neurálgico de la ciudad. Lugar de citas y encuentros. El espacio ocupado por la antigua puerta de Pechina que un error de transcripción de los Reyes Católicos convirtió en Purchena.

Conjunto Histórico-Artístico desde 1991, se conservan parte de sus restos tras el derribo de la muralla en 1855. Desde entonces, es una gran plaza en la que se muestra la mejor arquitectura del XIX, magníficas edificaciones modernistas levantadas por la burguesía floreciente. Es emblemática la Casa de las Mariposa.

 

Es mítica la Calle de las Tiendas –con vigas que enseñan retazos de la historia almeriense–, que conecta la Puerta Purchena con el convento de las Claras y la Plaza de la Constitución, plagada de comercios, estrecha y peatonal, es centro neurálgico para el paseo y el tapeo. De igual belleza meridional, la calle de la Almedina, la Real, Jovellanos, Encuentro, Descanso, la calle de La Duda, la de la Reina, la Plaza Bendicho donde se citaba la aristocracia almeriense, con la Casa de los Puches y la de la Música…

ARQUITECTURA RELIGIOSA

Iglesias y conventos. La iglesia de San Juan Evangelista, del siglo XVII, conserva los restos de la quibla, el muro de una mezquita orientado a la Meca, y el mihrab. La basílica de Santo Domingo es el santuario que alberga la talla gótica de la Virgen del Mar, patrona de Almería. La iglesia de Santiago, una de las más antiguas de la ciudad, fue mandada construir por los Reyes Católicos y conserva una bóveda de madera mudéjar y portada renacentista.
El convento de las Puras tiene portada y torre mudéjar y el de las Claras, que sufrió un incendio del que quedó a salvo sólo la iglesia, muestra las trazas del que fue un gran cenobio.

PASEO DE ALMERÍA Y LA RAMBLA

El Paseo de Almería es la gran arteria de la ciudad que simboliza la transformación urbana de Almería. A finales de 1800, la ciudad rompe las murallas y ocupa huertas, campos y antiguos dominios de la iglesia. Se levanta la ciudad nueva, con alcantarillas, agua potable, aceras y grandes edificios. Convertido en el centro comercial, es de inspiración francesa. Preside la avenida un ficus centenario y la escultura de John Lennon en recuerdo a la estancia del Beatle en Almería.

La Rambla. Estandarte de la ciudad concebida para pasear. Construida sobre un paso de aguas natural, es la avenida más grande de Almería. Llamada también la Rambla de Belén, atraviesa prácticamente la ciudad y llega desde la Autovía del Mediterráneo hasta el Puerto. La obra permitió unir la ciudad, dividida de arriba a abajo por una gran hendidura natural. Es la zona de paseo y ocio. La fuente de los 103 pueblos, la Plaza de las Velas y el obelisco, en las proximidades del puerto, se han convertido en icono fotográfico de la ciudad.

ARQUITECTURA DEL HIERRO

La minería y la llegada del ferrocarril de 1895 transforman Almería, que pasa a conocerse como ‘ciudad de los ingenieros’.

El Cable Inglés. Llegan nuevos materiales y diseños modernísimos. La búsqueda de una salida para el hierro y el plomo la convierten en un ejemplo de ciudad industrial que se puede apreciar aún hoy en el Puerto de Almería o el magnífico Cable Inglés, propiedad de The Alquife Mines & Railway Company que diseñaron y construyeron en 1895 alumnos de Eiffel. Una obra de ingeniería concebida como un viaducto anclado sobre fuertes pilares que constituye una sorprendente obra de arte en plena calle.

 

La estación. De esa misma época es la bellísima estación de ferrocarril, actualmente está en desuso. Diseñada por el arquitecto francés L. Fargue, uno de los principales discípulos de Eiffel, es una muestra perfecta de la arquitectura industrial del hierro y el cristal. Declarada Bien de Interés Cultural, está en rehabilitación. Su fachada principal es de tres cuerpos, el central de hierro y cristal.

CERRO DE SAN CRISTOBAL

Es una edificación militar, catalogoda como castillo, que se alza sobre el cerro que se localiza frente a la Alcazaba de Almería. Rastro más significativo de la histórica ciudad defensiva, es la síntesis arquitectónica del primitivo asentamiento. Construido frente a la Alcazaba, desciende través del barranco de La Hoya y asciende hasta el cerro de San Cristóbal. Se conservan allí restos de la primera fortificación cristiana, levantada durante el asedio de 1147, de la muralla califal construida en el siglo XI que protegía el barrio de la Almedina, y parte de una antigua fábrica de salazones romana. Se conserva en estado de ruina progresiva.

FARO DE SAN TELMO

El faro de San Telmo debe su nombre a San Telmo, patrón de los navegantes. Se ubica en el cerro del mismo nombre, un mirador con unas extraordinarias vistas panorámicas sobre la bahia y el puerto de Almería, gracias a los 70 metros de altitud sobre el nivel del mar. El faro ha sufrido multitud de vicisitudes, con varios accidentes que lo dejaron inutilizado durante años. Tiene un alcance de 19 millas naúticas (35 km). Se trata de un ejemplar destacado entre los 11 faros que iluminan las costas almerienses. Su estructura es una torre cuadrangular blanca rematada con una franja negra, adornada en uno de sus muros con el indalo, símbolo de la provincia de Almería, e integrada dentro del antiguo castillo de San Telmo. Éste fue construido en 1772 como baluarte defensivo del puerto, y fue restaurado durante el siglo XIX. En 1861 se aprobó la instalación de una luz provisional, que se instaló tres años más tarde.

ALMERÍA RINCONES DEL SABER

MUSEO ARQUEOLÓGICO

Muestra estable de los fondos arqueológicos de Almería desde la Prehistoria a la época árabe. Contiene importantes restos de las culturas de Los Millares y El Argar, dos de las más importantes de la España prerromana y una colección de maqabriyyas, lápidas funerarias árabes. El edificio es obra de Ángela García de la Puente e Ignacio García Pedrosa.

CINE: LA LEYENDA DE LENNON

La Casa del Cine de Almería es un equipamiento museístico dedicado a glosar el papel de Almería y provincia en la industria cinematogáfica internacional como plató natural de películas, series, anuncios publicitarios y vídeos musicales. Está instalado en un palacete de 1866 en el que se alojaron estrellas del septimo arte como Peter O’Toole o Yul Brynner, directores como David Lean, Sam Spiegel, Rainer Werner Fassbinder o cantantes como los “beatles”: John Lennon y Ringo Starr. La visita es un recorrido por las diversas películas que se rodaron en el desierto de Tabernas o en el Cabo de Gata, con la exhibición de trajes, objetos y atrezzo utilizados por los directores Sergio Leone, Steven Spielberg o Clint Eastwood, y artistas como Antonio Banderas, Claudia Cardinale, Raquel Welch o Penélope Cruz.

 

A destacar la estancia que utilizó durante poco más de un mes, entre octubre y noviembre de 1966. El Beatle llegó a Almería para rodar ‘Cómo gané la guerra’ de Richard Lester. En su apartamento en el hostal Delfín Verde, en la playa de El Zapillo, según declaró a la revista Rolling Stone en 1968, compuso Strawberry Fields Forever, una de las canciones más bellas de la historia, que luego grabó en un magnetofón portátil en el Cortijo Romero, donde se alojó, convertido ahora en museo del cine. La visita de Lennon ha inspirado además la película “Vivir es fácil con los ojos cerrados”.

CENTRO ANDALUZ DE FOTOGRAFIA

Ubicado en el edificio del Liceo, es sede de exposiciones fotográfícas y centro de investigación, recuperación y divulgación del patrimonio gráfico de Andalucía.

MUSEO DE LA GUITARRA

El Museo de la Guitarra Española Antonio de Torres está dedicado a la guitarra española y toma su nombre de Antonio de Torres (1817-1892), almeriense ilustre,  luthier considerado el padre de la guitarra. Antonio de Torres es a la  guitarra lo que Stradivarius al violín. Inaugurado el 20 de diciembre de 2013, está ubicado detrás de la Catedral. Se trata de un edificio de tres plantas que está distribuido en salas de exposición donde se homenajea el protagonismo de la guitarra en la música española; repaso a la profesión de luthier y espacios interactivos con los tipos de guitarras y guitarristas .

Otras actividades relevantes: Festival Flamenco del Fondón, al aire libre, en plena plaza dedicada al guitarrista Tomatito. Almería es tierra de grandes guitarristas. Del barrio de Pescadería es José Fernández Torres ‘Tomatito’, guitarrista de los míticos Camarón de la Isla y Paco de Lucía y referente del toque flamenco actual, que aprendió de su padre ‘Tomate’, su abuelo Miguel Tomate y su tío, el legendario tocador Niño Miguel;  Festival Internacional de Cortometrajes; jornadas de Teatro del Siglo de Oro; Festival Internacional de Jazz, Festival Internacional de Tango…

TEATROS

Teatro Cervantes. Una imponente cubierta corona un majestuoso edificio entre el academicismo y el neobarroco. En 1898, el arquitecto Enrique López Rull ideó una construcción de cuatro fachadas con forma de herradura, una inmensa platea que se podía convertir en pista de bailes, tres pisos de palcos sobre arcos de medio punto con una bellísima balaustrada y un gran rosetón. Dinteles, cornisas, pilastras, artesonados dorados, columnas, frescos… Una monumental obra realizada con maestría para ser escenario de talento. Declarado Bien de Interés Cultural, es el corazón cultural de la ciudad, un lugar legendario con leyenda de venganza y pasión.

 

Teatro Apolo. Al almeriense Trinidad Cuartara se atribuye este edificio historicista inspirado en el clasicismo que fue encargo de la Sociedad de los Veinte, una asociación cultural de la época, y el único teatro, aunque profundamente restaurado, que ha sobrevivido de los muchos que había en la ciudad en el siglo XIX. Tres arcos de medio punto dan entrada a un gran espacio escénico.

 

Auditorio Maestro Padilla. Mira al Mediterráneo desde el Paseo Marítimo de la ciudad. Un edificio ecléctico diseñado en 1992 por José Seguí para ser centro de congresos, exposiciones, representaciones de ópera, teatro, danza y conciertos.

NUEVE KILÓMETROS DE REFUGIOS ANTIAÉREOS

La historia de los refugios comienza a escribirse el 22 de enero de 1937, fecha en la que el equipo de gobierno de la ciudad firma un proyecto para construir una red de túneles con los que proteger a la población de los bombardeos de la Guerra Civil. En 16 meses, se excavaron casi nueve kilómetros de galerías subterráneas en las que encontraron refugio a la vez hasta 40.000 personas. La obra costó 4.5 millones de pesetas y, para financiarla, el Ayuntamiento creó un impuesto especial sobre las compras. Bajo la dirección del arquitecto municipal Guillermo Langle, ingenieros de las minas almerienses, ingenieros de caminos, obreros, vecinos de la ciudad, voluntarios, empresarios, políticos y sindicalistas trabajaron en su construcción.

 

Almería sufrió 52 bombardeos y el ataque por mar del crucero”Canarias”. Sobre la ciudad cayeron casi mil bombas. Los refugios, que seguían por debajo el trazado de las principales calles y tenían decenas de entradas públicas y privadas, desde domicilios particulares –sobre las que se colocaron al acabar el conflicto quioscos municipales de diseño modernista–, son una increíble obra de ingeniería excavada a nueve metros de profundidad con tramos bajo el nivel del mar. Tienen dos metros de ancho con bancos corridos, quirófano y sala de partos, almacén de víveres y ventilación natural. Son de los más importantes y mejor conservados de toda Europa. Soportaron el mayor ataque sobre la ciudad el 31 de mayo de 1937, cuando una escuadra alemana liderada por el acorazado Admiral Scheer despertó a la ciudad con 200 cañonazos que mataron a 31 personas y destruyeron medio centenar de edificios: otro Guernica que hizo escribir a Neruda aquello de “un plato de sangre de Almería”. El ataque, ordenado por Hitler a la armada nazi fue la venganza por la destrucción en el Mediterráneo español del acorazado alemán Deutschland, bombardeado y hundido por una escuadrilla de tupolev republicanos, los ‘katiuska’. Los refugios forman parte de la red de Lugares de la Memoria Histórica de la Junta de Andalucía. Quizá buscando un contraste singular, se ha rehabilitado para la visita el tramo que discurre bajo el Paseo de Almería, principal eje de la ciudad, donde se concentran amenas terrazas y tiendas de moda. Al finalizar la visita, en la plaza del Marqués de Heredia, puede verse uno de los quioscos diseñados por el mismo Langle, que ha sobrevivido como puesto de prensa.

Entrevista al Alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco

“ALMERÍA 2019 ES DE TODOS”

¿Cómo surgió la idea de presentar la candidatura de Almería a Capital Española de la Gastronomía 2019? ¿Con quién lo consultó?

 

Quienes somos inquietos por naturaleza vivimos en una constante tormenta de ideas. Como alcalde, mi prioridad son mi ciudad y mis vecinos y no hay día que no me pregunte qué podemos hacer desde el Ayuntamiento para hacer más grande Almería y mejor la vida de los almerienses. En este caso, fue en un viaje a Burgos, que ya había sido Capital Española de la Gastronomía, cuando su alcalde nos habló de la repercusión que había tenido en la ciudad. Nos contagió la ilusión y las ganas.

 

Era una visita institucional y me acompañaba la concejala de Promoción de la Ciudad, Carolina Lafita. Lo vimos claro desde ese momento porque Almería lo tenía todo para conseguir este reto: productos del mar, grandes profesionales y, por supuesto, las frutas y hortalizas, y decidimos hacer pública nuestra decisión y ponernos a trabajar. Desde aquel mes de octubre de 2017 no hemos parado, primero como ciudad candidata y ya como escaparate de los productos y la cocina española en el país que mejor se come del mundo.

Todo el mundo coincide en que la determinación mostrada por Almería al presentar la candidatura muy temprano habría desanimado a otras ciudades que verían a su ciudad como la clara favorita. ¿Fue una estrategia diseñada para que otras ciudades se bajaran del tren?

 

Tampoco se trataba de ‘asustar’ a nadie. Nuestra intención era hacer muy bien las cosas desde el principio, sorprendiendo y manteniendo el ritmo de actividades e iniciativas hasta que el jurado tuviese que tomar la decisión. Si asumes un reto es para llegar hasta el final, sin medias tintas, y no se trataba de desanimar a nadie, sino de mantener nuestro propio ritmo. A ello ayudó mucho que la propuesta fue acogida de forma espectacular por la sociedad almeriense, lo que nos dio un subidón de adrenalina que nos ha llevado, primero, a conseguir ser Capital Española de la Gastronomía y ahora a trabajar para ser la mejor capital de cuantas han ostentado este título.

 

Creo que la experiencia de haber acogido unos Juegos Mediterráneos en 2005 y haber competido con otras ciudades para ser la sede nos ha venido muy bien. Entonces, como ahora, remamos todos en la misma dirección y cuando se trabaja de esta manera es fue difícil que no lleguen los éxitos.

Hablando de tren, ¿Para cuándo espera que el AVE llegue a Almería?

 

Bueno, pues a mi me gustaría decirle que mañana mismo, pero desgraciadamente todavía tendremos que esperar. El pasado 10 de diciembre me reuní en Madrid con el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que me aseguró que la Alta Velocidad estará funcionando en Almería en el año 2023, que es la fecha comprometida por el anterior gobierno. Y espero que se cumpla.

 

El AVE nos habría venido muy bien en este 2019, pero ya sabíamos que no iba a ser así, por eso nos vienen muy bien iniciativas como la de ser Capital Española de la Gastronomía para atraer turistas. No tenemos AVE, pero contamos con unas buenas comunicaciones por autovía. Además, Almería tiene un moderno aeropuerto internacional. No tener AVE no es excusa para no viajar hasta nuestra ciudad. Merece la pena utilizar otro medio de transporte para conocernos.

Una baza determinante, muy valorada por el Jurado, fue el consenso conseguido y el apoyo popular respaldando el proyecto. ¿Cómo se alcanzó ese objetivo? ¿Cómo interpreta este apoyo? ¿Un cheque en blanco?

 

Almería 2019 no es un proyecto del alcalde, ni de su Equipo de Gobierno, es de todos los almerienses, de la capital y de la provincia, y así lo hemos entendido desde el primer momento. Durante la recopilación de avales conseguimos sumar más de 10.000 apoyos y en el acto de presentación de la candidatura en el Teatro Real de Madrid nos acompañaron todas las administraciones, incluido el Gobierno Central, representado por el ministro de Cultura, mi paisano José Guirao. Ya hemos concluido la primera fase del programa de adhesiones a Almería 2019 y se han incorporado al proyecto 500 empresas. Y la campaña de voluntarios va muy bien.

Lo que hemos hecho entre todos es impulsar de forma potente e ilusionante una iniciativa que es buena y positiva porque, tal y como lo entendemos, la capitalidad gastronómica es una apuesta por Almería en su conjunto, por la gastronomía, el turismo, la agricultura, la pesca, el comercio… A través de Almería 2019 queremos proyectar una imagen de marca global que nos ayude a alcanzar un futuro más próspero para todos.

 

Y para nada es un cheque en blanco, al contrario, es una responsabilidad y una gran oportunidad para nuestra tierra. Y como tal lo asumimos.

¿Qué fortalezas destacaría de la oferta gastronómica de Almería?

 

Evidentemente, los vegetales que se producen aquí y se exportan a toda Europa son nuestra imagen más conocida. Ofrecemos calidad y salud a millones de europeos a través de nuestras frutas y verduras. Pero no podemos olvidar que somos una tierra mediterránea y un cruce de culturas y eso ha influido mucho en nuestra cocina.

 

Tenemos mucha riqueza de pescados y mariscos frescos, hemos conseguido conservar nuestras recetas tradicionales, como las migas, gurullos, gachas, trigo…, pero también hay una nueva generación de profesionales que están ofreciendo platos diferentes que hacen que nuestra cocina evolucione. Y luego está la repostería, no se comerá usted un merengue como los de mi tierra. Aquí conviven dos formas interesantes de disfrutar comiendo. Por un lado, está la oferta más pausada y sosegada de los restaurantes, mientras que por otro tenemos esa forma tan nuestra de compartir bocados y exquisiteces a través de las tapas. Me dejo muchos productos en el tintero, pero que no se me olviden el tomate raf y la gamba roja. Creo que es un buen resumen de lo que podemos ofrecer a la gastronomía.

Dos potentes sectores -el hortofrutícola y el de la restauración- han dado su apoyo total a la Capitalidad. ¿Qué papel van a jugar en el desarrollo del programa de eventos?

 

Ambos han estado muy implicados desde el primer momento. Durante la etapa de candidatura hemos contado con innumerables apoyos de ambos. La fuerza y la colaboración de los profesionales es fundamental para sacar este proyecto adelante y lo va a seguir siendo. Piense que nada más comenzar ya se han adherido, como le he dicho, 500 entidades de toda la provincia. Entre ellas hay establecimientos de restauración y también productores.

 

Estoy convencido de que ser Capital Española de la Gastronomía es algo muy positivo para nuestro sector agroalimentario, por eso están con nosotros, aportándonos músculo, buenos productos y una diferenciación que nos hace distintos. Gran parte de nuestras actividades van a tener como protagonistas a los vegetales. En los últimos meses hemos creado un escenario muy atractivo en el que ya conviven el mundo de las gastronomía y el de la producción y de esa unión irán saliendo cosas muy interesantes.

¿Cuál es su fotografía personal de Almería como ciudad para compartir?

 

A mi me gusta ver a la gente tomar las calles en cualquier punto de la ciudad. Los almerienses no entendemos la vida sin salir de casa, sin disfrutar de nuestro espléndido clima, bien sea para hacer deporte, pasear o tapear. Incluso cuando llueve tenemos un plato común: las migas.

 

Gran parte de la vida social local transcurre en torno a la barra de un bar. Y cada vez son más los que viajan a Almería para compartir con nosotros esos momentos gastronómicos, esos bocados en miniatura que se sirven gratis con la bebida.

Typical Almería. ¿Puede aconsejar un plato, una visita, un espacio urbano, una escena, un ‘momento’ almeriense que el visitante no deba perderse?

 

Un buen tomate, ya sea raf o de otra variedad con sabor, no debe faltar nunca en la mesa. Luego, si es invierno, un plato caliente de cuchara, hay muchos para elegir: trigo, gurullos, berza…

 

Si, por el contrario, estamos en verano, entonces un buen gazpacho. Seguiría con alguno de nuestros pescados: mero, gallopedro, galanes,… Si prefiere carne también las tenemos muy ricas, por ejemplo algo de cordero segureño. De postre podría ir bien una leche frita o una medialuna de merengue. Y para terminar un americano en el quiosco Amalia. No puedo dar la receta, hay que ir allí a probarlo ¿Un lugar? Hay tantos…, pero perderse por las estrechas calles del Casco Histórico o en las espectaculares playas de Cabo de Gata siempre son momentos especiales.

¿Qué tal se desenvuelve en la cocina? ¿Es sujeto activo (cocinillas) o sujeto pasivo? ¿Puede enumerarme sus platos preferidos?

 

Yo soy más de comer que de cocinar, lo confieso. Lo de comer se me da muy bien y soy muy agradecido porque me gusta casi todo. Me atrevo con la cocina de vanguardia, porque me gusta probar cosas nuevas: sabores, maridajes, texturas… Pero no me puede faltar tampoco lo tradicional. Necesito comer con cuchara cada semana. Ya le digo que no soy muy delicado, me encantan unos huevos fritos con patatas, pero también unas acelgas esparragadas o ‘esparragás’, que es como las llamamos en Almería. Mi tierra tiene una oferta increíble y hay que saber disfrutarla en su conjunto.

El día 26 de mayo se celebran elecciones municipales. La Capitalidad es un proyecto de ciudad que no debería entender de colores políticos. ¿Se blindará la capitalidad o teme que puede ser argumento de la campaña electoral y que pudiera afectarla?

 

Ningún almeriense entendería se utilizara algo tan importante, que es de todos, para hacer campaña electoral en uno u otro sentido. Ya supimos estar a la altura en 2005 durante la celebración de los Juegos Mediterráneos y ahora sabremos hacerlo igual de bien. Insisto, Almería 2019 no es un proyecto político es un proyecto de ciudad y de provincia. Se trata de una plataforma que tiene que ayudarnos a promocionar nuestros valores y también a identificarnos con lo que hacemos y lo que somos. Por eso, más allá de lo que suceda el 26 de mayo, éste es un proyecto que tendrá continuidad, pero no sólo a lo largo de 2019, también en 2020, 2021…, la apuesta en torno a un objetivo común, que es la gastronomía, no tiene vuelta atrás. Es un proyecto blindado ante posibles injerencias.

¿Qué espera de la Capitalidad? ¿Cuál sería el mejor legado de Almería para 2020?

 

Le diría que sirva para que nos visiten muchas personas y se dejen mucho dinero en nuestra tierra. Es perfectamente lícito, ¿verdad? Pero nuestro proyecto es mucho más ambicioso porque lo entendemos como una carrera de fondo que nos va a hacer mejores en muchos sentidos, que nos va a ayudar a mejorar la calidad de nuestra oferta turística y gastronómica, que tiene que servir para generar empleo, para posicionarnos a nivel nacional e incluso internacional y para identificarnos con nuestra tierra. Me contentaría con que cada almeriense fuese capaz de sacarle partido a este año tan importante y con que nos queden ganas a todos de seguir en esta línea durante los años venideros. Tenemos una enorme oportunidad de abrirnos al mundo, de crear sinergias y de situar a Almería entre los destinos gastronómicos emergentes.

 

El mejor legado como representantes del país donde mejor se come del mundo es la excelencia. Y vamos a por ella, se lo aseguro.

DATOS BIOGRÁFICOS

Barcelona 17 de septiembre de 1983. Casado y con dos hijos.

  • Licenciado en Derecho. Universidad de Almería.
  • Formación de Postgrado en materia de Urbanismo.

 

EXPERIENCIA PROFESIONAL

  • Alcalde de Almería desde noviembre de 2015
  • Primer Teniente Alcalde, Concejal de Urbanismo y Portavoz del Equipo de Gobierno desde Junio 2015 hasta Noviembre 2015
  • Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Almería desde 2011.
  • Miembro del Colegio de Abogados de Almería.
  • Abogado urbanista.