Descárgate nuestras revistas digitales... DESCARGAR

Carlos Cuesta, periodista asturiano y socio de FEPET, ha escritomun articulo en “Diario de León” que reproducimos por su interés:ç+

” La capitalidad gastronómica de España es todo un emblema para la ciudad de León que se nutre por toda su piel urbana de los excelentes productos de una provincia bella, variada y despensa auténtica de las más sabrosas ambrosías alimentarias.Y esta acogedora urbe leonesa disfrutará todo este año de ese refrendo promocional como es el distingo de Capital Gastronómica,una realidad analizada y comprobada por expertos culinarios y turísticos que han visto en León, la antigua Legio Séptima Gemina romana, como un centro poblacional donde la cultura gastronómica brilla por todos sus rincones, y porque sus gentes contribuyen con su hospitalidad a fomentar esas tradiciones del buen yantar y el buen beber con la moderación en su justo lugar.

Y en ese viaje urbano por la culinaria cotidiana, León tiene en su barrio húmedo la esencia del encuentro,la amabilidad y esos locales armados de pasión por todo lo leonés, por todo lo autóctono que ofrece esta tierra nutricia con esa brava cordillera cantábrica, los montes de León, sus ríos impetuosos y gentiles, sus praderías de altura,sus páramos,sus riberas y su vasta meseta que conforma toda una geografía feraz y rica en materias primas de indudable calidad con la transformación profesional por montera. Basta apuntar a esa cecina de vacuno o chivo de las tierras de Vegacervera o Astorga que supone un producto cargado de tradición,sabor y elegancia gastronómica, lo mismo que sus nobles vinos de la variedad Prieto Picudo o Mencía berciana, que están ganando mercado nacional por su excelsa vinificación y aroma,las carnes de vacuno ovino y caprino,sabrosas como pocas y garantía mercantil.

Los derivados del cerdo con embutidos consagrados y preñados de verdad y deseo como el botillo soberano o esa morcilla fresca famosa en media España de los hermanos Matachana. Y León es calidad por su historia, su arte,su generosidad,su tradición y su convencimiento de ser una ciudad construida para vivirla y disfrutarla.Y este hecho oferta una variedad de recursos turísticos que atraen al viajero animado o al turista accidental que se deja caer por el Camino de Santiago, arteria universal y salvoconducto de buenos peregrinos con una parada y fonda para conocer de primera mano lo que aporta esta urbe amable, abierta, noble y feliz.

Los leoneses ya pueden presumir de su capitalidad gastronómica y a mucha honra,pues en todo su perímetro urbano,los bares, tascas, mesones y restaurantes están siempre prestos para ofertar un vino autóctono y su pincho compañero donde lo local manda con la calidad organoléptica por bandera.Y toda la despensa de productos agroalimentarios de la provincia están en la capital para venderlos y ofertarlos con el entusiasmo que caracteriza al nativo y al profesional del ramo.Sin duda alguna, León es calidad contrastada y en el campo de la gastronomía es un territorio de valor y categoría. Lo compruebo con mucha frecuencia en mis incursiones por la amiga capital leonesa.

Y esos paseos sosegados por la ribera del Bernesga o por la calle Ordoño o Ancha, observo a León como una población cercana, próxima, acogedora y que engancha, donde uno respira medievo y modernidad al mismo tiempo y en donde no dudo en acercarme de manera obsesiva a lanzar una mirada al estiloso Palacio de la Diputación diseñado por el gran proyectista Gil de Hontañón que junto a su colega Andrés de Vandelvira son mis admirados arquitectos de una España guerrera, artística y dominadora. Hay que volver a León siempre que haya motivos que son muchos. Y saborear las croquetas supremas —donde hay buena croqueta hay calidad— y las carnes de Bodega Regia y saludar a Marquitos que vive a fondo la hostelería de León con ímpetu y sentimiento.

Y eso es hacer un trabajo eficiente con una proyección sincera y hospitalaria. Lo mismo que Casa Rafa, cocina local y garantía culinaria,sin olvidar Camarote Madrid con su barra sorprendente, la tienda Artesa de delicados elixires o Taberna El Sella, ambiente amistoso, tertuliano y gentes estupendas donde nunca faltan Agustín Rajoy, concejal de Hacienda del Ayuntamiento de León y su próximo y ex concejal Ángel Claudio Villa —Gelín— junto con veteranos del Ademar de León. Y para concluir este comentario afecto hacia León y su respetada y reconocida culinaria, sólo me resta enunciar: !Que te den morcilla! Y si es de León mejor.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aviso legal y Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies

Centro de preferencias de privacidad

Suscríbete a CEG

Te mantendremos informado/a de las últimas noticias y novedades acerca de la gastronomía española.

¡ENHORABUENA! Te has suscrito correctamente

Pin It on Pinterest

Share This