Sanlúcar cuenta este 2022 con ocho establecimientos de hostelería que brillan en el firmamento de la Guía Repsol. Ayer se hicieron entrega de los Soles Guía Repsol, en una gala celebrada en el Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián bajo el lema “Llega el plato fuerte”. Coincidiendo con el año en el que la localidad se muestra como Capital Española de la Gastronomía, ha refrendado las distinciones que la afamada guía concede cada año reconociendo el trabajo de los hosteleros y poniendo en valor las experiencias gastronómicas que se viven en cada rincón de España.

En el firmamento gastronómico de Sanlúcar sigue brillando con fuerza el restaurante Casa Bigote, con la cuarta generación de la familia Hermoso al frente de unos fogones que, con el langostino y la cocina marinera como estandartes, componen una inolvidable experiencia gastronómica en la llamada Milla de Oro de la Gastronomía sanluqueña: Bajo de Guía. En ese paseo donde los pescados y mariscos frescos son los protagonistas, también han refrendado su reconocimiento los restaurantes Avante Claro, Mirador de Doñana y Casa Juan. Este año, también, el restaurante Veranillo de Santa Ana, de los hermanos Hidalgo, ha revalidado su recomendación, al igual que el restaurante El Espejo, ubicado en el Barrio Alto de Sanlúca, con una cocina que apuesta por el producto de kilómetro cero pero que nos invita a dar un paseo por los sabores del mundo en cada plato, se encuentra capitaneado por el chef José Luis Fernández Tallafigo.

También cuenta Sanlúcar con dos ‘Soletes’, la distinción más reciente de la Guía Repsol y que, en el caso de bares, tascas y barras premia aquellos lugares donde se va a tomar una cerveza, un vino o un refresco y da gusto tapear. Sitios que sirven pinchos y raciones sobresalientes por algo en especial. Y, en el caso de Sanlúcar, estas barras son las de la mítica taberna Casa Balbino y El Navarro, en el Barrio Alto. Solera por delante de un buen vaso de Manzanilla. (FUENTE: «VIVA CADIZ»-CRISTINA CRUZ)